Fundación CTIC

Los retos pendientes del Open Data en España


La semana pasada tuvo lugar el encuentro de iniciativas Open Data en España, organizado por el proyecto Aporta, en el que se debatió sobre los desafíos organizativos y técnicos existentes, así como las iniciativas de negocio basadas en Open Data y su potencial como canal de comunicación con el ciudadano.

Gracias a la comunicación surgida entre los participantes de las distintas mesas temáticas, el público y a través también de otros canales como Twitter, pudimos asistir a un interesante debate en el que se repasó el estado general del Open Data en España, así como los principales retos pendientes que ya se vienen debatiendo en la propia comunidad desde hace algún tiempo.

A continuación os exponemos lo que creemos que son las conclusiones más destacadas del encuentro:

El papel de la Administración

La Administración va superando poco a poco su obsesión por la posesión de los datos y ha comenzado a asumir que los datos no le pertenecen y que su papel se limita al de una mera gestora de la información. Pocos dudan ya de que abrir los datos contribuye a mejorarlos, corregir errores, incrementar la interoperabilidad y crear valor añadido gracias a cruzar distintas fuentes de información. El debate dentro de la Administración se centra ahora en otros aspectos, como por ejemplo la preocupación por las posibles consecuencias que deriven del uso de datos que contienen errores y la responsabilidad que eso conlleva.

Debemos tamibén ser cuidadosos con que la Administración no se convierta en un competidor privilegiado de la empresa privada, y para ello no debería encargarse de la explotación directa de los datos, ni de la tecnología necesaria para realizar dicha explotación, sino tan solo de su adecuada exposición al público a través de los medios más convenientes. Sin embargo, esto abre también el debate de hasta qué punto algunos servicios públicos básicos podrían o deberían delegarse en la empresa privada.

Ahora toca afianzar las iniciativas y asegurar su supervivencia para no queden en una mera moda pasajera, incluyendo la apertura de datos como otro nuevo canal permanente de comunicación con el ciudadano y haciendo de la reutilización un valor rentable para todos.

Los aspectos técnicos

Todavía hoy en día se detecta una gran dificultad para ejercer la labor del infomediario, debido principalmente a la baja calidad de los datos y la falta de preparación para su reutilización. La diversidad de vocabularios y la proliferación de formatos difíciles de tratar de forma automatizada consume también una gran parte de los recursos en las iniciativas sin aportar ningún valor añadido.

Existe unanimidad en cuanto a la importancia de la armonización en las iniciativas, la utilización de suficiente metainformación para poder valorar adecuadamente los datos y la creación de estándares al respecto para conseguir unificar y documentar vocabularios en las áreas donde todavía no existen. Con todo ello conseguiríamos que el potencial de reutilización fuese mayor y ampliar el mercado.

Tampoco hay que perder de vista que el Open Data necesita de una aproximación integral, y no únicamente desde una perspectiva técnica. Los retos técnicos son en general menores que los conceptuales, ya que el camino a seguir está hoy en día más claro en la parte técnica con respecto a otros aspectos organizativos, conceptuales, políticos y de evangelización.

Debemos sin embargo también tener en cuenta que, si bien con respecto a la transparencia lo fundamental es el volumen de información abierto, en cuanto a la reutilización es también primordial contar con una buena base tecnológica. Es por ello que resulta muy importante también llegar a un compromiso adecuado entre la inmediatez de las iniciativas raw data y la potencia ofrecida por el Linked Data, llegando a un equilibrio que permita la sostenibilidad a largo plazo.

Por tanto, no podemos obviar los problemas técnicos y debemos darles solución, cuestión que en general no es trivial porque no partimos de cero, sino de sistemas de información pre-existentes que originalmente no estaban pensados para ser expuestos. Esto conlleva un trabajo adicional además de tener que afrontar otros retos relacionados con la automatización de los procesos, la robustez y escalabilidad de los sistemas, la actualización de la información, etc.

El sector de los infomediarios

Si bien la Administración todavía no está completamente preparada para la reutilización, da la impresión de que el sector empresarial tampoco lo está.

El sector de los infomediarios en España está actualmente muy focalizado hacia nichos concretos relacionados con sectores como geografía, economía, jurídico, consultoría, etc. Se echan en falta nuevas iniciativas que ayuden a ampliar el rango de sectores y abrir nuevas líneas de negocio a partir de los nichos de mercado que quedan todavía por cubrir gracias a la apertura de información y a la transparencia.

Las empresas reutilizadoras juegan un papel fundamental en la cadena de generación de valor y es imprescindible contar con ellas, pero para ello debemos modificar la visión actual del modelo de negocio un tanto anticuada y distinta a la que podemos encontrarnos fuera del país, olvidándonos cuanto antes de vender datos y pasar a vender servicios.

Los dispositivos móviles y la Web única jugarán también un papel importante, no solo como herramientas de consumo, sino también como un medio fundamental de generación de datos por parte de la ciudadanía, pasando esta a desempeñar también un papel activo y no solo como consumidora.

También hay que tener en cuenta que el desarrollo de aplicaciones es tan sólo una parte del potencial del Open Data, y que existen otras vías de negocio todavía por explorar como la publicidad, los servicios de suscripción, la transformación de los datos, etc.

Finalmente, existen también algunos aspectos que lastran las posibilidad de generación de negocio por parte de los infomediarios, como por ejemplo la falta de definición y claridad en el contexto legal o la posiblidad de que se impongan tasas para el acceso a los datos. Una mayor claridad y unificación en los términos de las licencias y un modelo de retorno de inversión que no se basara en la imposición de tasas ayudarían a la evolución positiva del sector.

Los beneficios para la ciudadanía

Quizás el reto más importante sea cómo hacer llegar realmente al ciudadano los beneficios de la apertura de datos ya que si fuese consciente de los potenciales beneficios demandará Open Data de forma natural. La difusión y formación desde la base es por tanto fundamental y necesaria tanto de forma interna como externa. Otro factor importante es la escucha activa para identificar los intereses de ciudadanos e infomediarios.

La gente entiende mejor el open data a través de aplicaciones concretas y es por ello que iniciativas del tipo de AbreDatos, si bien tienen un potencial limitado a la hora de generar negocio entorno al Open Data, sí constituyen un buen escaparate de cara al público y un componente demostrador de cara a la ciudadanía que les ayuda a ser conscientes de los beneficios. No obstante, no podemos estancarnos ahí, y debemos promover políticas completas de participación, difusión y fomento del consumo que involucren a todos los agentes.

La información liberada y su potencial utilidad es también un factor primordial de cara a atraer la atención del público. Existen datos muy interesantes y demandados por la sociedad que siguen sin publicarse, como por ejemplo información relacionada con la seguridad ciudadana, el turismo, tráfico y transporte público o agendas de eventos.

No obstante, también hay una sensación general de que nadie tiene muy claro cuáles son los datos realmente útiles y dónde están, de ahí la tendencia hacia políticas raw data hoy en día, con la intención de dar a conocer lo antes posible cuál es la información disponible. Una política de transparencia activa ayudaría a facilitar esta labor fundamental de identificación, y en este aspecto también juegan un papel fundamental los catálogos de datos a la hora de facilitar la localización de la información.

El futuro próximo del Open Data en España

En los próximos días, semanas y meses seguiremos viendo nuevos proyectos y muchas y excitantes novedades sobre la materia, como la publicación de un estudio del sector infomediario realizado por el ONTSI que nos ofrecerá importantes datos, nuevos proyectos interesantes en materia de estadística, un campo en el que la reutilización es muy importante, y el nuevo portal de reutilización nacional de España -  datos.gob.es – que cuenta con la participación de nuestro equipo Open Data @ CTIC.

Podemos pues concluir que España cuenta con una comunidad Open Data activa y cada vez más madura que justifica su posición destacada entre las iniciativas internacionales y los retos a los que nos enfrentamos son similares a los de otras iniciativas y comunidades con grados de madurez similares, por lo que debemos seguir evolucionando para superarlos.

http://datos.fundacionctic.org/about/

Los Comentarios están cerrados